5 Conceptos Claves con Productos Biológicos – Parte 1

Desde que inicié a conocer y trabajar con productos biológicos, descubrí que, si no tenía conocimiento claro de los conceptos más importantes, no haría la diferencia en mi desempeño profesional. Por ello, si tú estás trabajando con este tipo de productos o quieres profundizar más al respecto, te invito a sumergirte en este artículo, he recopilado los 5 conceptos claves con biológicos – Parte 1:

1.Clasificación

De acuerdo con nuestra legislación peruana (DS 011-2016-SA), los productos biológicos incluyen:

a) Inmunológicos: vacunas, sueros y alérgenos;

b) Derivados de sangre humana y plasma humano;

c) Productos obtenidos por procedimientos biotecnológicos (productos biotecnológicos), tales como:

– Técnica del ADN recombinante;

– Técnicas de anticuerpos monoclonales e hibridoma;

– Otros métodos que la Autoridad Regulatoria (DIGEMID) determine de acuerdo con el avance de la ciencia.

De esta clasificación, debes tener en cuenta que los biológicos pueden diferir en tamaño y complejidad estructural, desde proteínas simples como la insulina (5,808 dalton) o la hormona del crecimiento (22,000 dalton) hasta otras más complejas, como los factores de coagulación o los anticuerpos monoclonales (150,000 dalton) (EMA,2019).

2.Diferenciación con medicamentos de síntesis

A diferencia de los medicamentos de síntesis (también llamados moléculas pequeñas), que se producen por síntesis química y tienen composición y estructuras bien definidas; los productos biológicos contienen sustancias activas obtenidas de una fuente biológica, como células u organismos vivos (humanos, animales y microorganismos como bacterias o levaduras) y no se pueden caracterizar fácilmente (Gámez-belmonte et al., 2018; Uif A et al.,2018).

Además, los biológicos son moléculas más largas y grandes (miles de veces) que los medicamentos de síntesis y tienen estructuras mucho más complejas, primarias, secundarias, terciarias y cuaternarias (Gámez-belmonte et al., 2018). Así, un biológico es un grupo heterogéneo de proteínas cuyas estructuras son más sensibles tanto a la variabilidad inherente del sistema de producción o expresión de proteínas como a los cambios en los procesos de fabricación, almacenamiento y manipulación; y, por lo tanto, tienen un mayor potencial de producir inmunogenicidad (respuesta inmune no deseada) en comparación con los fármacos de molécula pequeña (Camacho et al.,2014).

3.Producto biológico de referencia (PBR), biosimilar, biomimics o intended copies (o biológicos no comparables)

El Decreto Supremo 013-2016-SA, define el PPBR comoun “producto biológico registrado y comercializado en el Perú o en países de alta vigilancia sanitaria o en la EMA, con datos completos de calidad, seguridad y eficacia, que es utilizado como comparador en los estudios de comparabilidad en igualdad de condiciones con el producto biológico similar, a fin de demostrar la similaridad”; y el Biosimilar, como un “producto biológico, que en términos de calidad, seguridad y eficacia es similar a un PBR”.

Del mismo modo, la Agencia de Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU (FDA), define un biosimilar como «el producto biológico altamente similar al producto de referencia a pesar de diferencias menores en componentes clínicamente inactivos» y que “no tiene diferencias clínicamente significativas entre el producto biológico y el producto de referencia en términos de seguridad, pureza y potencia del producto” (FDA, 2019).

Igualmente, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), define los biosimilares como “un medicamento biológico muy similar a otro medicamento biológico ya aprobado (el ‘medicamento de referencia’) en términos de estructura, actividad biológica y eficacia, perfil de seguridad e inmunogenicidad» (EMA, 2019).

También, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define biosimilar como «un producto bioterapéutico que es similar en términos de calidad, seguridad y eficacia a un producto bioterapéutico de referencia ya autorizado» (OMS, 2019).

Podemos concluir y es común en estas definiciones, es que todo biosimilar debe demostrar que es altamente similar a su biológico de referencia en términos de calidad, seguridad y eficacia. Además, es importante resaltar que los biosimilares no son lo mismo que «biomimics», intended copies (o productos biológicos no comparables). Estos últimos, son “biológicos copias” de un biológico de referencia que no se han sometido a las rigurosas evaluaciones de comparabilidad. Aunque estos productos se comercializan en algunos países, incluido Perú, la evidencia de estudios clínicos rigurosos es incompleta o inexistente y sus perfiles de calidad solo se conocen parcialmente (Eleryan et al., 2016; Uif A et al., 2018).

4.Similaridad y Comparabilidad

La similaridad, es la demostración de una alta similitud de un biosimilar con un medicamento biológico de referencia en términos de calidad, actividad biológica, eficacia y seguridad, a través de un ejercicio de comparabilidad integral (Gámez-belmonte et al., 2018).

Del mismo modo, la comparabilidad es la comparación directa de dos versiones de un producto biológico para descartar diferencias clínicamente significativas entre ellas. Este término se usa habitualmente cuando se introduce un cambio en el proceso de fabricación de un biológico, para garantizar que el cambio no altere su seguridad y eficacia. Por esta razón, las versiones del biológico anterior y posterior al cambio de manufactura deben compararse (Gámez-belmonte et al., 2018).

La demostración de comparabilidad no significa que el producto biológico previo al cambio y posterior al cambio sean idénticos, sino que sean muy similares y que el conocimiento existente sea suficiente para concluir que las diferencias observadas no tienen un impacto adverso sobre la seguridad o eficacia del medicamento.  Cuando se observan diferencias en las propiedades fisicoquímicas y estructurales entre los productos anteriores y posteriores al cambio y su impacto clínico sigue siendo desconocido, se deben realizar estudios no clínicos y / o clínicos adicionales (Kurki et al., 2017).

Asimismo, como visualizar en la definición de similaridad, también comparabilidad se aplica al biosimilar vs. biológico de referencia.

5.Intercambiabilidad, sustitución automática y switching

La intercambiabilidad de un biológico de referencia por un biosimilar o viceversa, es un estándar más alto de biosimilaridad, y se define como la posibilidad de cambiar un medicamento por otro que se espera que logre el mismo efecto clínico en un entorno clínico determinado y en cualquier paciente. Por otra parte, la sustitución es la práctica de dispensar un medicamento en lugar de otro a nivel de farmacia, sin consultar al médico. En cambio, el switching, es el término que se usa para la práctica médica de cambiar un medicamento por otro en un paciente dado con la misma intención terapéutica (Gámez-belmonte et al., 2018).

En términos de regulación vigente, el 10 de mayo 2019, FDA publicó la guía de Intercambiabilidad de biológicos. Esta guía contiene una descripción general de las consideraciones científicas para que un biosimilar demuestre ser intercambiable a su producto de referencia. Así, para que un producto biosimilar administrado más de una vez pueda recibir la aprobación de FDA como producto biosimilar intercambiable, debe demostrar con estudios clínicos que el riesgo en términos de seguridad y disminución de la eficacia no es mayor al riesgo de usar solo el biológico de referencia sin intercambio, caso contrario no puede sustituirse automáticamente.

Mientras que, EMA delega la decisión de intercambiabilidad a sus estados miembros, y no cuenta a la fecha con regulación al respecto (EMA, 2019).

En el caso de Perú, y otros países de la región, aún no cuentan con regulaciones sobre intercambiabilidad de biológicos. Por lo cual, este es un nuevo desafío para las agencias regulatorias, y tomadores de decisiones en el sector salud.

El mundo de los biológicos, como así lo llamo, tiene muchos conceptos y conocimientos complejos que requieren de un alto entrenamiento del profesional de salud, a fin de emitir opiniones informadas y tomar decisiones adecuadas por el bien del paciente.

En otras publicaciones estaré abordando más profundamente estos conceptos.

No dudes en compartirme tus comentarios y/o sugerencias.

Un abrazo,

Jackelyn Borja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *